La Tokenización de Activos: Un Nuevo Horizonte en la Era Digital

La tokenización de activos se ha convertido en un tema de gran interés para inversores, empresas y todo el mundo financiero. Esta nueva tecnología aporta seguridad, eficiencia, velocidad y automatización, y está cambiando la forma en que interactuamos con los activos físicos y digitales.

¿Qué es la Tokenización de Activos?

La tokenización de activos es el proceso de trasladar la representación de un activo físico real (bienes raíces, obras de arte, acciones o inmuebles) a un token digital en la blockchain. Los tokens permiten la transferencia de propiedad, la inversión y el comercio en un entorno seguro y confiable, además de ser mucho más eficiente en cuanto a costes de transacción.

La tokenización permite “subdividir” o fraccionar un activo en cientos o miles de tokens, reduciendo considerablemente el coste de entrada para inversores interesados y, a la vez, aumenta la liquidez del activo en el mercado.

Tipos de Tokens

Existen dos tipos de tokens: Fungibles y No Fungibles (NFT). Los tokens fungibles pueden intercambiarse con otros tokens del mismo tipo y pueden dividirse en unidades más pequeñas. Por otro lado, los tokens no fungibles son únicos y no son similares entre sí, y no pueden dividirse, sino que son una unidad entera.

Marco Legal de la Tokenización de Activos

Ante el aumento de la tokenización de activos, surge la necesidad de un marco regulatorio que proporcione la protección y transparencia necesarias para quienes comercian con estos instrumentos. Hasta septiembre de 2020, la única regulación que teníamos sobre la materia era la V Directiva Europea sobre prevención de blanqueo de capitales, traspuesta a nuestro ordenamiento jurídico en 2021. A partir de esa fecha aparecen cinco reglamentos europeos, de directa aplicación en los Estados miembros, que son los que van a regular esta materia.

Estos reglamentos incluyen el Reglamento sobre la Resiliencia operativa digital (DORA), el Reglamento eIDAS 2, el Reglamento sobre información para la transferencia de fondos, el Reglamento MICa y el Reglamento de la Unión Europea del régimen piloto de las infraestructuras de mercado basadas en tecnología de registro descentralizado (DLT).

Beneficios de la Tokenización de Activos

La tokenización de activos ofrece un gran número de beneficios. Una de las ventajas principales que ofrece es que democratiza la inversión, permitiendo la entrada al inversor minorista en grandes proyectos de inversión. Además, la tokenización aporta una gran liquidez al derecho que se está representando digitalmente. Esta liquidez se consigue gracias al fraccionamiento y a la transmisibilidad de los tokens.

Además, la tokenización de activos reduce el costo de entrada para los inversores, lo que brinda oportunidades a más personas para invertir en activos antes inaccesibles. Los tokens digitales eliminan la necesidad de intermediarios y reducen el tiempo y los costos de transacción. La cadena de bloques registra todas las transacciones realizadas con los tokens, lo que aumenta la transparencia y la confianza. Los tokens digitales son más seguros que los activos físicos, ya que se almacenan en una cadena de bloques segura.

Tokenización: ¿La revolución digital?

La tokenización de activos está revolucionando la forma en que interactuamos con los activos físicos y digitales. Con la implementación de un marco regulatorio claro y la creciente adopción de la tecnología blockchain, la tokenización de activos se está convirtiendo en una parte integral de la economía digital. A medida que más empresas e inversores comienzan a explorar las posibilidades de la tokenización de activos, es probable que veamos un crecimiento aún mayor en este espacio en los próximos años.