Innovación y Blockchain: ¿qué es una DAO?

En el mundo de la tecnología blockchain, una innovación ha estado ganando terreno y captando la atención de expertos e interesados: las Organizaciones Autónomas Descentralizadas, o DAOs por sus siglas en inglés. A diferencia de las organizaciones tradicionales, las DAOs no son gestionadas por personas o entidades jerárquicas, sino por un conjunto de reglas inteligentes y transparentes. Esto les permite operar de manera autónoma y descentralizada, sin la necesidad de intermediarios o autoridades centrales.

Las DAOs operan en un espacio que no está sujeto a una regulación o ley específica, gracias a su naturaleza descentralizada.

Se basan en smart contracts que se ejecutan en una cadena de bloques (blockchain), coordinando la organización de manera autónoma. Estos smart contracts pueden variar en complejidad, dependiendo de cómo se hayan programado inicialmente. Sin embargo, una vez que se publican en la blockchain, se vuelven transparentes e inmutables. Esto significa que cualquier persona puede revisar su funcionamiento y las reglas programadas en su interior, con la certeza de que no se alterarán en el futuro.

Como los smart contracts son fragmentos de código informático, es decir, un lenguaje puramente digital, permiten un nuevo grado de cooperación. Pueden gestionar la toma de decisiones entre humanos, máquinas y otros smart contracts, que a su vez pueden estar controlados por otros humanos, máquinas y smart contracts.

Por lo tanto, las DAOs representan una innovación tecnológica significativa que tiene el potencial de transformar la forma en que diferentes entidades cooperen. Esto se debe a que facilitan la creación de organizaciones que son autónomas, autogestionadas, transparentes y eficientes.

Funcionamiento de las DAOs

Las DAOs son sistemas basados en la tecnología blockchain que operan de manera colaborativa para cumplir con un objetivo común. Estas organizaciones funcionan con un conjunto de reglas transparentes y programadas en un smart contract, que se publica y asegura en una blockchain. Esto garantiza su transparencia y automatización.

En una DAO, los miembros, ya sean personas o entidades, pueden participar y tomar decisiones de forma autónoma y descentralizada. Cada miembro posee una cantidad de tokens o votos que se utilizan para este fin. Esto hace que las DAOs sean muy interesantes, ya que permiten garantizar la transparencia y la igualdad en la toma de decisiones, facilitando que todos los miembros tengan voz y voto en las determinaciones que afectan a la organización.

Mecanismos de las DAOs

Una DAO opera a través de varios mecanismos basados en la tecnología blockchain, que incluyen:

Contratos Inteligentes (Smart Contracts): Estos son instrucciones codificadas y almacenadas en la blockchain que se activan automáticamente cuando se cumplen ciertos criterios predefinidos. En una DAO, los contratos inteligentes establecen las reglas y acciones de la organización, proporcionando transparencia, inmutabilidad y seguridad.

Protocolo de Consenso: Este mecanismo define las reglas de la organización y solo puede ser modificado mediante votación colectiva. Esto asegura que ninguna persona externa al grupo pueda alterar las reglas. Cualquier acción que no se adhiera a las reglas del código será rechazada por el sistema.

Emisión de Tokens: Un token es una representación digital de un activo integrado en la blockchain. Sirve como medio de intercambio y recompensa económica entre los participantes de la DAO. Además, los tokens otorgan derechos de voto en las decisiones de la organización, garantizando la participación de los miembros y la sostenibilidad económica de la DAO. Este token, en el entorno del Reglamento MiCA, caería dentro de la definición de “token de utilidad”, cuestión de suma importancia a la hora de establecer bajo qué normativa se encuadra un determinado proyecto basado en tecnología blockchain.

Blockchain: La blockchain es una base de datos distribuida y segura que registra todas las transacciones y acciones que ocurren dentro de la DAO. Funciona como un libro de registro público que almacena de manera transparente y verificable toda la información relevante de la organización.

Estos mecanismos están interrelacionados y dependen unos de otros para el funcionamiento de una DAO.

Así, los contratos inteligentes definen las reglas y acciones, el protocolo de consenso asegura el cumplimiento de estas reglas, los tokens facilitan la participación y la sostenibilidad económica, y la blockchain registra y asegura todas las transacciones.

Juntos, permiten el funcionamiento autónomo y descentralizado de una DAO.

Ventajas y Desafíos de las DAOs

Las principales ventajas de las DAO serían las siguientes:

Transparencia: Las DAOs se caracterizan por su transparencia. Todas las decisiones se registran en una blockchain, lo que las hace públicas y verificables. Cualquier individuo puede rastrear y entender las actividades de la organización.

Autonomía frente a Influencias Externas: Las DAOs funcionan a través de algoritmos informáticos, lo que significa que no están sujetas a la influencia de agentes externos. A diferencia de las instituciones financieras convencionales, que dependen de entidades gubernamentales y otros intermediarios, las DAOs operan de forma autónoma, sin la necesidad de intermediarios para realizar sus operaciones y ejercer su control.

Automatización de su funcionamiento: Las DAOs se basan en un código informático que se ejecuta automáticamente según las reglas del protocolo establecido. Esto elimina la necesidad de interpretar las reglas de una DAO, ya que se activan automáticamente cuando se cumplen las condiciones especificadas.

Accesibilidad Global: Gracias a su naturaleza descentralizada, las DAOs pueden proporcionar servicios a nivel mundial, sin estar limitadas por fronteras geográficas. En lugar de eso, eliminan estas barreras y democratizan el acceso a servicios para un amplio espectro de individuos.

A pesar de sus ventajas, las DAOs también pueden tener ciertos inconvenientes:

Reglas Complejas: La implementación de una DAO puede ser un proceso complejo debido a la naturaleza innovadora de la tecnología blockchain. La automatización de tareas y la toma de decisiones autónomas pueden ser desafiantes. Un error en la programación puede tener consecuencias económicas significativas, lo que requiere una programación cuidadosa y meticulosa.

Retos Regulatorios: La regulación de las DAOs puede ser problemática en ciertas jurisdicciones, especialmente en aquellas donde la regulación de la tecnología blockchain y las criptomonedas es ambigua. Esto puede generar dificultades adicionales al implementar una DAO en ciertos contextos legales y puede requerir una diligencia extra por parte de los participantes.

Además su natural vocación universal y transfronteriza hace prácticamente imposible establecer una sola normativa nacional, o incluso supranacional como puede ser el espacio europeo o estadounidense, que regule todos y cada uno de los aspectos de este tipo de organización, especialmente en tema de responsabilidad de la DAO y/o sus miembros, argumento que afrontaremos en otro post.

Desafíos de Seguridad: Tras el hackeo de varios proyectos DAO, quedó claro que la seguridad es un aspecto crucial en estas organizaciones. Es esencial tomar medidas para reforzar la seguridad en las DAOs, incluyendo una revisión exhaustiva del código y la implementación de medidas de protección adecuadas para prevenir riesgos futuros.

Ejemplos de DAOs Exitosas

Una de las primeras, si no la primera, DAO en ser lanzada es TheDAO, probablemente la DAO más conocida hoy en día. Su fama se debe a una serie de eventos significativos: (i) recaudó 150 millones de dólares (en Ethereum) en 15 días ofreciendo su propio token al público; (ii) fue víctima de un ataque de hackers que sustrajo alrededor de un tercio de sus fondos; (iii) recuperó los fondos a través de un «fork» de la red Ethereum; y (iv) fue objeto de un informe de la SEC que afirmó la aplicabilidad de las normas sobre la oferta pública de productos financieros a las ICO.

Un aspecto interesante es que TheDAO no fue «incorporada» en una entidad jurídica. Existía solo en línea, interactuando con el mundo exterior a través de intermediarios específicos. Según sus planes, TheDAO debía permanecer como una entidad puramente digital.

Al igual que TheDAO, pocas DAO han optado conscientemente por asumir una forma jurídica precisa. De las casi 300 DAO existentes según el sitio deepdao.io, a fecha de publicación de este post, parece que pocas han adoptado explícitamente una forma asociativa o corporativa. Entre los casos más notables, la mayoría ha constituido asociaciones o fundaciones, muy pocas sociedades. Recientemente, se ha destacado que una de las DAO más famosas, la que gestiona la emisión del token DAI (una criptomoneda con una capitalización de 6 mil millones de dólares), ha cerrado su fundación para alcanzar un nivel de descentralización aún mayor.

Entre los ejemplos de DAO constituidas utilizando formas corporativas, vale la pena mencionar el caso de dOrg, una DAO que ha aprovechado una reciente innovación legislativa en el estado estadounidense de Vermont que permite la constitución de Blockchain Limited Liability Company (sociedades de responsabilidad limitada que pueden utilizar explícitamente medios basados en tecnología DLT para expresar votos en la asamblea o elegir a sus administradores). O el caso de TheLAO, que se constituyó como una Limited Liability Company, demostrando que quizás no sea necesario una intervención legislativa que introduzca «nuevos» modelos corporativos para permitir la incorporación de DAO.

Otros ejemplos son MakerDAO, un protocolo de préstamos descentralizado que utiliza la criptomoneda estable Dai; Uniswap, un protocolo de intercambio descentralizado que permite a los usuarios intercambiar criptomonedas de forma rápida y eficiente; y Aave, una plataforma DeFi (Finanzas descentralizadas por su abreviación en inglés) de préstamos basada en Ethereum que permite a los poseedores del token AAVE o aquellos que participan en el staking de AAVE tener voz en su DAO.

Encaje normativo: todo por hacer

No cabe duda que las DAOs representan un cambio radical en la forma en que las organizaciones pueden operar y llevar a cabo sus actividades, pero la normativa, como ocurre siempre con la aparición y avance de nuevas tecnologías, no logra todavía encontrarle y menos aún reconocerle un espacio específico en el que podamos colocarla y así poder “jugar” con normas claras de convivencia con otras formas asociativas ya existentes en derecho.

La descentralización y la automatización que proporcionan las blockchains son la clave para permitir que las DAOs funcionen de manera independiente y universal. Aunque todavía hay desafíos y áreas de mejora a considerar, las DAOs son una herramienta muy interesante que seguramente seguirá evolucionando en el futuro.